domingo, 1 de agosto de 2010

Mi Londres Freak

Hace un par de meses, os comenté que haría una entrada sobre mi paso por el Londres Pottérico.
Bien. Pues aquí está.
El viaje fue del 20 al 25 de marzo.
El viaje en avión, las noches de habitación en habitación, las caminatas interminables, el Madame Tussauds, el British Museum, el metro, el apabullante Harrods, el trasiego de gente, los cientos de "Excuse me! Sorry!", las miles de fotos, el cansancio, las carcajadas, la comida pasable, High Park, los gorros para la lluvia, el gran Ben, el London Eye... se me vienen a la cabeza cientos recuerdos y anéctodas inolvidables de aquellos días. Pero la entrada de hoy trata sobre mi friki-viaje, así que vamos allá:
En principio, la única visita un poco destacable, sería la que haríamos a Oxford, sin embargo, en cuando empecé a pasear por sus calles, no pude dejar de sentime un poco más... bruja.
Recuerdo con claridad un edificio por el que pasamos casi a diario y con el que no podía dejar de pensar "estoy delante de Grimmauld Place!".
También me acuerdo de un arco de piedra que pasamos cerca del Támesis y en el que alguien comentó "Tal vez sea esta la entrada al callejón Diagón".
Me emocioné mucho cuando al volver y ver las películas, descubrí que distinguía algunos sitios.
En la vista aérea que tenemos de Londres cuando llegan los mortífagos, se distingue Trafalgar Square (cruzando la calle se encontraba la tienda Tesco Express, que nos salvó a todos de morir de inanición), la capilla de Saint James y si no recuerdo mal, también se ve a lo lejos Saint Paul (que palizón subir tooodas esas escaleras, yo pensé que me moría en el intento...), además de el Puente Millenium, que cruzamos bromeando "cruzad rápido, no vayan a aparecer por ahí Bellatrix o Greyback!!". Me llamó la atención del puente que las barras que en la peli se rompen como si fueran hilos, en realidad eran grandes tubos de aspecto muy resistente.
Tampoco pude evitar permanecer atenta al Támesis mientras el London Eye nos mostraba todo Londres por la noche, a la espera de ver algunha escoba esquivar un barco o un Ford Anglia azul sobrevolar el cielo.
Lo que no recordé buscar fueron las serpientes que salen en la versión adulta de Harry Potter and Chamber of Secrets, que están en el British Museum.
El día que fuimos a Oxford no dejé de mirar a todos lados, pensando en que esquinas se habrían usado para las películas. Se me quedó muy grabada una frase de una de mis profesoras, conocedora de mi gusto por la saga, me dijo "Disfrútalo, María". Y vaya si lo disfruté.
La guía nos preguntó si había algún fan de la saga "Jóvenes, alguno de ustedes sigue la saga de Harry Potter", dijo con acento sudamericano. A lo que yo levanté la mano. Y a partir de ahí empezó a enseñárnoslo todo haciendo más alusiones a las películas.
Entramos por una puerta bastante grande, pero a la que yo apenas le había prestado atención porque estaba debatiendo con un amigo (que estaba todavía más emocionado que yo) si las galerías que acabábamos de pasar eran o no las que salían en hp3 cuando Sirius se fugaba (finalmente decidimos que era probable), cuando me encontré subiendo LAS escaleras. Y dije "Bienvenidos a Hogwarts".
Atravesamos unas puertas y llegamos a un salón de estudio que probablemente habían copiado para el Gran Comedor, porque sentí como si me encontrara en una versión reducida. La guía nos dijo "Jóvenes, en esta estancia se han grabado escenas de las películas de Harry Potter..." y nos siguió explicando, a lo que yo susuré "Mentira", ya que, si no me equivoco, las escenas del Gran Comedor se han grabado todas en Leavesden. Había muchos, mucho, muchos retratos que parecía que en cualquier momento fueran a saludar y a cada lado de la pared, había dos grandes chimeneas, que como comprobé más tarde, eran muy similares a las que salen en hp1. Recuerdo a un par de amigas preguntándome "Pero María, y aquí no era donde jugaban al ajedrez...?", "y por allí fue donde le ponen el gorro aquel en la cabeza!" y cosas por el estilo a las que yo contestaba más o menos segura.
Pasamos por un campo de fútbol y nuevamente comenzó el debate sobre si sería ahí donde Wood le enseña a Harry las reglas de Quidditch.
En la capilla encontramos algo curioso, juzgad vosotros mismos:
Más tarde nos dimos cuenta de que el apellido es Weasley, sin embargo, en el momento fue divertido "oh, los antepasados de Ron eran monjes!".
Y para terminar la visita por Oxford, nos llevaron a la biblioteca "Jóvenes, en esta biblioteca también se han grabado escenas de la saga. Quieres que te haga una foto?", me preguntó; y por detrás se escucharon quejas =).
Oxford fue una de las partes de la visita que más me gustó. El pueblo era grande y vivo, si, pero tenía un ambiente más relajado.
Mientras íbamos en el autobús de vuelta a Londres, les pregunté a las profesoras (como había echo ya un millón de veces desde que supe que iríamos) si habría posibilidad de ir a ver King's Cross, pero me dijeron que no creían que fuéramos a tener tiempo.
Sin embargo, el penúltimo día nos montaron en el metro si decirnos a dónde nos dirigíamos y ya os podéis imaginar cual fue mi sorpresa al encontrarme delante de la estación de King's Cross. Recuerdo que Sandra y yo íbamos delante, siguiendo a una de las profesoras. La estación estaba en obras y era todo un poco confuso, así que solo fui consciente de cuando la profesora nos dijo "es por aquí", la seguimos sin rechistar y encontramos a un grupo de asiáticos haciéndose la foto con el famoso carrito.
Aunque en principio la idea de ir allí no les gustó a muchos, después casi todos se hicieron la fotito, además de la que nos hicimos todos los fans de la saga juntos.
También tuve mi momento friki-fan en el Madame Tussauds, con la estatua de cera de Daniel Radcliffe. Yo y dos amigos conectamos nuestros radares, dispuestos a dar con la figura de Robert Pattinson, pero al ver que el museo se acababa y que Rob no aparecía, decidimos preguntar "Excuse me, where is Robert Pattinson??", a lo que nos contestaron que lo traerían al día siguiente.
Comentar también que estuven el la calle en la que se suelen hacer los estrenos de cine, en la cual había estado Robert Pattinson hacía tan solo dos días... =(. Está claro que el chico me estaba escapando.
Os dejo unas fotos para que os hagáis una idea! ^^

Desde el viaje, Londres ha cobrado un valor especial para mi. Estoy deseando volver y creo que no me importaría quedarme una temporada por allí...

5 comentarios:

Draky dijo...

Vaya!! Pues si que te lo has tenido que pasar genial.

A mi también me encanta la saga, pero para permitirme el lujo de ir a Londres tendrá que pasar mucho tiempo.

DISFRUTA!!
AMOR!! Y FELICIDAD!!

María dijo...

Me lo pasé mejor que genial, aunque terminara rebentada.
Yo si me lo pude permitir fue porque fue allí a donde se decidió hacer el viaje de fin de secundaria, además, ahora con las becas y estas cosas está mucho más fácil!

Besos!

Iria dijo...

Jo, qué suerte.
Mi reciente viaje a Londres no fue en absoluto Pottérico, y excepto el puente, no reconocí apenas nada... :S
Un beso ;)

María dijo...

Es una pena que no pudieras ver nada más, Iria.
De todas formas, yo creo que Londres tiene algo mágico en el ambiente. La gente, el tiempo... no sé describirlo :S!

Camila dijo...

Como pensaba ir próximamente a Inglaterra, estaba buscando recomendaciones de otros viajeros para saber a que lugares ir y cuales no. Si por costos no llego hasta allí, seria bueno poder obtener pasajes a brasil que son mas baratos